Cólico del lactante

¿QUÉ ES EL CÓLICO DEL LACTANTE?

El Cólico del Lactante es un trastorno que afecta aproximadamente al 40% de los bebés menores de 4 meses. Este trastorno comienza aproximadamente entre la 2ª-4ª semana de vida y se resuelve al 4º-5º mes.

¿POR QUÉ SE CARACTERIZA?

Es un trastorno fácil de identificar, ya que se caracteriza por la presencia de un llanto intenso e inconsolable que suele aparecer generalmente por la tarde y en la madrugada. Del mismo modo, este llanto suele ir acompañado de una contracción abdominal, flexión de piernas sobre el abdomen, flexión de brazos con los puños apretados y una expresión facial del bebé indicando incomodidad e irritabilidad general.

La duración y la calidad del llanto del bebé son el sello de los cólicos. La duración de los síntomas sigue la regla de los 3:3, que responde a 3 horas de llanto al día, durante al menos 3 días a la semana, durante 3 semanas.

¿A QUÉ SE DEBE?

Existen diferentes hipótesis para justificar la aparición de los cólicos del lactante:

  • En algunos casos, los cólicos están producidos por la intolerancia a las proteínas de la leche que toma el niño.
  • En la mayoría de ocasiones, se produce un exceso en la producción de gases intestinales o una gran dificultad para poder ser expulsados, lo cual genera una irritación intestinal causando dolor abdominal. Este hecho se relaciona con una inmadurez del sistema digestivo, que en esta etapa de la vida no está completamente desarrollado.

¿CÓMO PODEMOS AYUDARLE CON OSTEOPATÍA?

El objetivo del tratamiento del cólico del lactante con osteopatía es aliviar los síntomas de irritación y dolor presentes en el bebé. Para ello, debemos realizar una evaluación de las zonas de tensión en el cuerpo del bebé identificando posibles disfunciones que perpetúan los síntomas.

Posteriormente, se  aplican técnicas muy suaves y precisas con el objetivo de corregir dichas disfunciones que harán disminuir la tensión presente en los diferentes tejidos.

Existen diferentes zonas donde es importante hacer un especial hincapié en el tratamiento:

  • En la cabeza, sometida a grandes presiones durante el parto. Es importante el tratamiento a nivel del cráneo del bebé por la íntima relación del mismo con el X par craneal (Nervio Neumogástrico), responsable de proporcionar la inervación a todo el sistema digestivo.
  • El diafragma, para permitir la expulsión del aire y relajar las vísceras en relación con él.
  • El intestino, relajando los músculos de su pared y calmando así la irritación.

PRONÓSTICO DEL CÓLICO DEL LACTANTE

El pronóstico es muy bueno, quedando totalmente resuelto a los 4-5 meses de vida.